Los candidatos del PP, con la espadas en alto por la sucesión de Rajoy