La llegada de Sánchez al Gobierno podría acelerar la derogación de la Prisión Permanente Revisable