Siete reclusas de Brieva fueron víctimas de abusos por parte de los funcionarios