Un funcionario asegura que las internas hacían insinuaciones