Pepote Ballester llegó a un acuerdo con la Fiscalía y traicionó a Urdangarin cuando Felipe de Borbón le dio la espalda