Los correos de Torres surten efecto