Los Duques de Palma pudieron consignar el dinero y se negaron, según Gª Pelayo