El falso monje shaolín, en el banquillo