Rato continuó utilizando su tarjeta negra hasta tres meses después de su salida de Caja Madrid