Una sentencia obliga a Julio a vivir con sus abuelos maternos pese a que su madre asesinó a su padre