En su testamento, Ruiz Mateos dejaba sus negocios en manos de sus hijos varones