El alcalde de Arroyo de la Encomienda, condenado por la justicia pero querido por sus vecinos