Muchos inmigrantes montan chabolas para vivir mientras dura la temporada de recogida