Un criminólogo explica por qué es "casi imposible" encontrar a Tomás y Anna en el mar