Divorciados que se ven obligados a vivir juntos para poder pagar las facturas