Jordi se suicidó ocho días después de declarar que sufrió abusos sexuales