Los padres de Asunta no quisieron identificar el cadáver de su hija