Taín podría ordenar un análisis exahustivo de los teléfonos de Porto y Basterra