El policía sombra de Bretón asegura que se puso nervioso cuando se encontraron las recetas de los tranquilizantes