La primera forense del caso Bretón rectifica y asegura que no estudió los restos con la tranquilidad y los medios técnicos que hubiera precisado