En la primera llamada, el Samur no hizo caso a los jóvenes