El extraño secuestro de un cirujano en su clínica de cirugía estética de Madrid