La inflamación de oxígeno médico podría haber provocado las explosiones en La Milagrosa