Madre e hija, impasibles ante el veredicto