El juez ha ordenado que tres peritos de la policía científica analicen los informes anteriores y realicen un contrainforme