Los expertos creen que los padres de Marta podrían tener secuelas de por vida