El móvil, la clave en el caso de Diana Quer