La policía ha concluido que en la hoguera no se quemaron restos humanos