La penúltima jornada de rastreo concluye sin pistas