Las rodadas del vehículo del pederasta podrían ser clave en la resolución del caso