El teléfono móvil de Puigdemont y sus acompañantes podría haber sido clave en su detención