Británico, devoto y reservado: así era el terrorista de Manchester