Una de las víctimas del violador del ascensor: “Las secuelas no se curan 27 años después"