Un amigo de los tres chicos afganos: “Escuché a la gente que estaba en la casa riéndose, tanto hombres como mujeres”