Moncho y Noemí no terminan de aceptar "el intercambio de energías" y se lía la marimorena