Una profunda borrasca se está formando en el Mediterráneo: se prevén olas de hasta 8 metros