Tras el anticiclón, se acerca un tren de frentes