El ambiente desapacible de zonas del Cantábrico se traslada al centro peninsular