El martes, vuelta a la calma: el frente atlántico se aleja y recuperamos la estabilidad anticiclónica