Cielos rasos y más de 15⁰C: el anticiclón se impone con tiempo cada vez más primaveral