Adiós al buen tiempo: Las lluvias se reactivan y la inestabilidad llega para quedarse