Lily y Coyote, ya no hay pasión