Rosa y Amador, el análisis