Víctor no quería que Polo hablara