Morata sentencia el partido con un golazo sin apenas ángulo