Llegó la hora de desafiar la historia