Los idiomas, la asignatura pendiente de los magníficos