La primera de Francia entre los tres palos: Cabaye, de falta directa