Cesc y Sergio Ramos, motivadísimos para la final