Un único gol de Dinamarca "bombardea" el grupo de la muerte